La beligerancia del presidente: Guadalupe Murguía

Es preocupante el rumbo que está tomando el gobierno de Morena, con tendencias cada vez más amenazantes, autoritarias y concentradoras de poder



De manera contundente el Tribunal Electoral le dio la razón al INE y ordenó a Morena sustituir a sus candidatos a gobernadores en Guerrero y Michoacán por violar la ley al no reportar sus gastos de precampaña.


El órgano jurisdiccional también validó por unanimidad los criterios del INE para evitar mayorías artificiales y sobrerrepresentadas al momento de asignar diputaciones plurinominales, como la que actualmente ostenta Morena; baste recordar que Morena y sus aliados obtuvieron el 43% de los votos, pero tienen el 61% de las curules en Cámara de Diputados.


Ambos son actos en estricto apego a derecho, a lo que mandata la Constitución, las leyes electorales y sus normas aplicables, pero el Presidente López Obrador asumiendo el papel de jefe máximo de su partido denostó la actuación de los magistrados y consejeros electorales.



Consideró que dichas instituciones fueron creadas para que no haya democracia, ¿entonces cómo se explica que en el país ha habido alternancia pacífica derivada de la voluntad popular expresada en las urnas y que él mismo es beneficiario de un inobjetable triunfo de esa manera?


Por otra parte, la resolución del INAI de presentar una acción de inconstitucionalidad en contra del Padrón de Telefonía Móvil por considerarla violatoria de los derechos humanos de los usuarios al obligarlos a entregar sus datos biométricos y los amparos otorgados por un juez federal (el mismo que concedió la primera suspensión a la reforma eléctrica), atizaron la beligerancia del Presidente.


Acusó que el INAI -como el IFT y la COFECE- se crearon para defender a grupos de interés y a las grandes empresas; volvió a la carga en contra de los organismos autónomos y anunció que propondrá una reforma que los elimine y sus funciones pasen a las secretarías de Estado. ¡Y el INE que se integre al Poder Judicial!


Además, en su estrategia de amedrentamiento a los poderes independientes que le hacen contrapeso, aseguró que si los ministros de la Corte no avalan la Ley Zaldívar, serán cómplices de la corrupción.


Es preocupante el rumbo que está tomando el gobierno de Morena, con tendencias cada vez más amenazantes, autoritarias y concentradoras de poder.


Facebook: Lupita Murguía

Twitter: @LupitaMurguiaG

Instagram: @lupitamurguiag


https://amqueretaro.com/opinion/2021/05/05/la-beligerancia-del-presidente-guadalupe-murguia/